BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Home / Gourmet / Roncanela, obras de arte comestibles

Roncanela, obras de arte comestibles

Roncanela

Las tortas y postres de Roncanela son creaciones veneradas por los amantes de la mezcla entre pastelería fina y arte. Tras estas creaciones, no solo hay recetas gustosas que se guarda con celo en manos de su chef, y fundador, Rodolfo Regalado. También, se esconde una historia de constancia y esmero. Luego de trabajar por más de veinte años como fotógrafo oficial del Miss Venezuela, este  decidió dar un vuelco y dedicar su vida a un hobbie: la cocina.

Apelando a sus destrezas culinarias y dando continuidad a la estirpe de repostería casera venida de sus tías, Regalado resolvió crear ‘Roncanela’, una creativa propuesta en pastelería fina que retoma los sabores criollos de la infancia y los fusiona con los internacionales. “Mis tías eran reposteras caseras. Parte de mi inspiración viene de allí. He ido retomando lo que se hacía antes; parte del trabajo es reavivar los sabores venezolanos  olvidados, sabores que evoquen la infancia”, comentó Rodolfo.

Utilizando la creatividad como estandarte

La marca ofrece una propuesta exclusiva para cada cliente. Tal y como lo hace un pintor, su chef da rienda suelta a la imaginación plasmando en cada postre creativas presentaciones, esmerándose así por sorprender a cada cliente con tortas únicas y sin igual. “Soy más un artista que otra cosa”  sentenció Rodolfo, “nosotros lo que hacemos es reinterpretar las tortas caseras y le damos un toque de arte; aunque la base en la misma, cada torta es única, especial, un lienzo nuevo para mí. Cuando están listas no provoca cortarlas”, añadió.

Roncanela, para todos los gustos

Pie de limón, tamarindo o parchita; suspiros de chocolate o parchita; torta de guanábana, cambur, chocolate y red velvet   son algunas de las ofertas que ostenta la marca en su portafolio bajo la reinterpretación de la popular pastel de Pirulin. Preocupados siempre por la calidad de los postres, Regalado se preocupa por ofrecer sabores frescos, naturales y sin conservantes o aditivos artificiales; las mermeladas y confituras que se emplean son preparadas de forma artesanal, aportándoles ese característico sabor casero que tanto agrada al comensal y que activan la memoria gustativa, trasladándolo así a una experiencia sublime.

“A la gente le satisface el sabor de un dulce casero, sin aditivos ni químicos. Ese sabor a hecho en casa es lo que hace que cada persona se traslade hasta su infancia; un ejemplo de eso es el merengue suizo que utilizo para las decoraciones. También nos preocupamos por ofrecer productos de calidad, una muestra de eso es la torta de guanábana donde escrupulosamente se separa la pulpa de la semillas para preparar nosotros mismos la mermelada y con esa, a su vez, la torta”, expresó Rodolfo.

Una experiencia diferente para cada cliente

 Desde el momento en el que hace el pedido de las tortas hasta la entrega es una experiencia diferente para cada cliente. Con Roncanela nunca se sabe con qué nueva decoración sorprenderán.  Al momento de realizar cada encargo, se plantean los ingredientes que se desean para la base y los adornos referenciales. Evocando al manejo de colores y composición que posee Rodolfo—por sus años como fotógrafo retratista—  conceptualiza artísticamente cada decoración y  al momento de la entrega, cautivan a cada cliente con una presentación exclusiva. “Soy un artista en esencia. Al momento de decorarlas coloco mis instrumentos a la mano y doy rienda suelta a mi creatividad, cuando empiezo no sé cómo van a terminar. Ninguna torta es igual a otra”, manifestaba el chef.

Reivindicando la venezolanidad

Para el fundador de la marca es primordial rendir homenaje a los productos y sabores venezolanos.  Pensando en algo que nos identificara a nivel mundial surgió la idea de hacer tributo a nuestro destilado estrella: el ron. Tras varios juegos de palabras, finalmente encontró ese match que tanto buscaba: Roncanela, un nombre “pegajoso y que le gustó a la gente fácilmente”. “Mi mente se va siempre lejos, como visionario me imaginé a la marca fuera del país y qué más venezolano que el ron o canela, todo el que viene el país quiere probar nuestro ron” comentaba.

Con un entusiasmo olímpico, la marca procura reivindicar la venezolanidad y apuesta a producir por un país que no puede para, así como por la internacionalización de postres diferentes. Partiendo de esta premisa decide crear un portafolio de productos que surjan de la sinergia entre los sabores criollos con los foráneos. “Mis inicios fueron netamente empíricos, luego tomé una maestría en pastelería internacional en el GAPP y fusioné los sabores autóctonos con las técnicas extranjeras aprendidas.”

El éxito

La llegada de Roncanela al mundo de la pastelería ha sido como una epifanía sobrenatural. Con solo un año y seis meses, su éxito ha sido abrumador. A pesar de esto, la marca no se deja eclipsar por los logros alcanzados y se esmera día a día por mantener los mimos estándares de calidad y que todos los productos salgan con la fórmula  y elegancia de Roncanela. Bajo la lupa crítica de su fundador, todas las tortas y suspiros son preparados como para ellos mismos. Así mismo, mantienen ese ‘plus’ que le ha devenido un toque especial y diferenciador: servicio delivery.

Para conocer más sobre Ron Canela o hacer pedidos, puede contactarles a través de sus redes sociales Twitter e Instagram como @ron_canela o a través de 04123088822.

Con información de Cocinayvino

About Surameth Marchena